Make your own free website on Tripod.com
Perdón

El arrepentimiento es el primer paso hacia la liberación y la evolución.

El ser humano comete muchos errores, errores que se producen precisamente para ayudarnos a sacar a la luz la perfección que todos llevamos dentro. Esto significa que todos en algún momento de nuestra vida nos hemos equivocado.

La correcta manera de actuar ante estos casos es primero reconocer que hemos actuado mal. De nada sirve pedir perdón por inercia. Realmente debemos sentir y entender que no hemos hecho las cosas de la manera más correcta, especialmente si con ello hemos herido los sentimientos de alguien.

Una vez que reconocemos nuestro error, lo más probable es que aparezca el sentimiento de culpabilidad. El sentimiento de culpabilidad es uno de los más destructivos que hay, y debemos aprender a manejarlo.

Pues ese sentimiento está ahí para que aprendamos del error, y no para llevarnos a un pozo profundo que nos impida seguir avanzando y evolucionando. Es por ello, que debemos aprender a entender el sentimiento de culpabilidad. Simplemente nos avisa de que hicimos algo mal en el pasado y que no conviene volver a hacerlo. Es una herramienta emocional sencilla a la que no debemos dejarle el control y domino de nuestra vida.

Cuando hemos reconocido el error y nos arrepentimos de él, pedir perdón nos ayuda a liberarnos de la carga energética y del karma que podamos haber acumulado por ello. Es importante tener en cuenta, que además de pedir perdón a aquellas personas que puedan estar implicadas en nuestro error, también debemos pedirnos perdón a nosotros mismos. Estar en paz con uno mismo es importantísimo.

Por otro lado, hay veces, que por desgracia no podemos pedir perdón a los implicados porque han muerto, porque están lejos, porque no quieren saber nada de nosotros... En estos casos, no significa que no puedas hacerlo. Simplemente, no puedes hacerlo en persona o directamente. Sin embargo, la energía no tiene espacio ni tiempo, por ello, desde tu casa y un día que te sientas con ganas, puedes pedir perdón desde el centro de tu corazón.