PARA VOS

Ni en el alma, ni en la mente, o el corazón, encuentro las palabras adecuadas para expresar lo que siento. Solo existe el sentimiento, aprisionándome el pecho, apretándome la garganta, quitándome la lucidez, haciéndome gritar, destrozándome la vida en todo momento.
Fuiste lo más hermoso que ocurrió en mi vida. Me entregaste tu amor, y lo agradezco; gracias a el nació mi poesía. Contigo aprendí a amar de nuevo, a creer en el futuro. Aprendí lo que es amar sin desvanecer, lo que es entregarse entero, lo que es abandonarlo todo. Aprendí cuanto vale el amor así como también cuanto cuesta. Aprendí a valorarlo de la misma forma como antes lo había negado.
Todo mi cuerpo se acostumbró a ti, vivió para ti y aprendió a sentir solo contigo. Me acostumbré a tu aroma y lo llevo impregnado en mi ser. Mi piel te recuerda y te añora como nunca. Con un beso aprendí a amarte; así nació ese amor extraño, apasionado y profundo que me hacía olvidar el pasado y vivir contigo la experiencia más bella. Contigo olvidé el mundo, y ya no se como vivir en él. Los recuerdos y el amor no me dejan hacerlo.
Y eran los recuerdos... o tal vez no .... era el amor lo que tenía que separarnos, haciendo que se desvanecieran los placeres, los sueños y las promesas que hicimos. Fue por amor que todo empezó, y por lo tanto, por amor tenía que terminar. La alegría se esfumó así como nació. La esperanza murió asesinada por la realidad y ahora los sueños se desvanecen en el aire mientras en mi mente permanece grabada tu voz eternamente.
Te he amado tanto... y ya es tarde para comenzar de nuevo.... es inútil tratar de conquistarte. Lo que sienta, lo que haga, y mucho menos lo que diga sirven para nada, porque en las cosas del amor... en las cosas del sentimiento y la costumbre, es necesario marcar territorio.... mantenerse... seguir presente... y persistir taladrándote la cabeza para permanecer en tu corazón. Y si ya no estoy en tu corazón....que me puede hacer llegar a vivir en tu alma?
Pese a todo, estoy aquí, como siempre estaré, esperando que me permitas estar en tu vida, porque el sentimiento es mucho más fuerte que la realidad y no permite rendirse ante la adversidad. Te voy a esperar toda la vida, guardando en mi corazón la vana esperanza de estar de nuevo a tu lado.

Enviado por María Elisa 23/07/2002

Make your own free website on Tripod.com